El ex jefe de Gabinete Aníbal  Fernández cargó contra el gobierno nacional y bonaerense al   acusarlos de gobernar de «forma amateur» y volvió a cuestionar el  operativo montado para dar con el paradero de los prófugos condenados por  el triple crimen de General Rodríguez que, dijo, se maneja con una  «improvisación alarmante».

«Qué poco serio que no puedan detener a tres tipos que ni  siquiera parecen tener un plan de fuga. Es de una improvisación  alarmante», se quejó el ex funcionario kirchnerista.

En diálogo con el diario Página 12, Fernández insistió con que  la fuga de los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor  Schillaci del penal de General Alvear – uno de los cuales lo había  señalado como autor intelectual del triple crimen- fue el «pago» a un  «favor recibido» en alusión a las las acusaciones vertidas en su  contra en medio de la campaña electoral.

En esa línea protestó: «Son tan sinvergüenzas que sugirieron  que yo tengo que ver con la fuga. Estos tipos me perjudicaron  electoralmente y ahora resulta que yo los ayudo para que se fuguen. Qué  ridículo», apuntó el ex candidato a gobernador.

Lo «vergonzoso», dijo, «es cómo llegaron ellos a la  gobernación, montados sobre mentiras, y lo que están haciendo ahora,  gobernar de forma amateur, improvisando», y concluyó: «Los únicos  beneficiados fueron la gobernadora y Cambiemos».

En esa línea, apuntó: «Hemos visto que son buenos pagadores  porque a 18 días de haber asumido todos los que colaboraron para que  llegaran al gobierno fueron pagados: Clarín, las patronales  rurales, el poder financiero y estos asesinos».

Fernández consideró que «Lanatta fue el protagonista de una  fenomenal campaña mediática basada en la mentira que le dio la  elección a Vidal», en alusión a una «campaña sucia» en su contra para  vincularlo con el narcotráfico, por la que no dudó en  responsabilizar también a sus ex contrincantes en la interna peronista, Julián  Domínguez y Fernando Espinoza.

Asimismo, replicó las acusaciones del ministro de Seguridad  bonaerense, Cristián Ritondo, quien lo relacionó con el «submundo»  de Quilmes y apuntó contra el funcionario: «Es tan torpe que ni  siquiera pusieron custodia en la casa de sus familiares (de los  prófugos). Qué poco serio que no puedan detener a tres tipos que ni  siquiera parecen tener un plan de fuga. Es de una improvisación  alarmante».

«¿Por qué no dejan de jugar?», instó Fernández al dirigirse al  macrismo: «Hablaban de terminar con el narcotráfico y ahora no  pueden atrapar a tres tipos. Es importante que los encuentren vivos  porque tienen que declarar y aclarar lo que pasó», evaluó.

Share This