Las tarifas del servicio eléctrico y de agua para los usuarios domiciliarios de la Provincia vendrán con un seis y un cuatro por ciento de rebaja respectivamente a partir del mes próximo. Eso, por la eliminación de una contribución que se cobraba con la factura y que recaudaban los municipios, que votó ayer la Legislatura bonaerense.

Así fue votado anoche en la Legislatura al cabo de largas sesiones que tuvieron en el centro del debate la política de tarifas del gobierno de Cambiemos.

Con lo votado ayer en Diputados y el Senado, más la quita de otra serie de impuestos provinciales dispuestos por decreto por el gobierno bonaerense, la tarifa del servicio de luz para los usuarios domiciliarios bonaerenses será 15,7 por ciento más barata, el gas un 6,2% y el agua, un 6,3%.

La medida había sido impulsada por el gobierno de María Eugenia Vidal luego de que el presidente Mauricio Macri pidiera a las provincias que “acompañen el esfuerzo” de la Nación en materia de tarifas “limpiando” las facturas domiciliarias de cargos y tributos.

La polémica se instaló en torno a la parte que correspondía a los municipios, que recaudaban parte de esos impuestos. Los intendentes resistieron una medida que afectaba sus finanzas y que, al mismo tiempo, les impedía cobrarle otras tasas (como la del uso del espacio aéreo) a las empresas distribuidoras y a las cooperativas.

Share This