El juez federal Ariel Lijo dispuso hoy que el ex vicepresidente Amado Boudou deberá pedirle  autorización para salir del país cada vez que quiera hacerlo, en el marco  de la causa Ciccone en la que tiene un procesamiento confirmado y  transita el camino hacia el juicio oral.

Fuentes judiciales informaron a DyN que el magistrado tomó la  decisión horas después de que Boudou dejó de ser vicepresidente y,  así, perdió sus fueros de inmunidad de arresto; y notificó la  decisión a la Dirección Nacional de Migraciones.

La prohibición de salida del país es una de las pautas de  conducta que permite aplicar el Código Procesal Penal a las personas  que son procesadas en una causa penal.

El resto de los procesados en la causa Ciccone ya tenían la  restricción del país, pero hasta hoy Boudou no contaba con esa  limitación porque, en su cargo de vicepresidente de la Nación, contaba  con inmunidad.

Boudou está en pareja con Mónica García de la Fuente,  legisladora de México, país con el que Argentina no tiene tratado de extradición.

Las fuentes consultadas señalaron que son pocos los países con  los que hay firmados tratados de extradición y que eso se subsana con leyes y convenios regionales para requerir a una persona  prófuga de la Justicia, indicaron en tribunales.

En otras dos causas judiciales, los fiscales Carlos Rívolo y Gerardo Pollicita solicitaron que se le prohibiera a Boudou salir  del país.

Rívolo lo hizo ante el juez federal Norberto Oyarbide en el  expediente por las presuntas dádivas en vuelos en helicóptero, en la  que Boudou está citado a indagatoria para el próximo martes.    Por su parte, Pollicita se lo solicitó al juez Lijo en la  causa por la falsificación de DNI de Boudou, en la que también se  pidió la indagatoria.

En la causa Ciccone, Boudou está procesado por los delitos de  negociaciones incompatibles con la función publica y cohecho.

Según la acusación, como ministro de Economía, Boudou utilizó  el estado de quiebra de la compañía para levantar esa situación a  través de beneficios de la AFIP y así quedarse, por medio de sus  allegados, con el 70 por ciento de las acciones de la empresa que,  a partir de ese momento, haría negocios con el Estado.

En la causa también están procesados el amigo y socio de  Boudou, José María Núñez Carmona; y su presunto testaferro, Alejandro  Vandenbroele, dueño de The Old Fund, la empresa que se quedó con  Ciccone.

La lista de procesados y a la espera de juicio son el dueño de  la compañía, Nicolás Ciccone; el ex funcionario de la AFIP Rafael  Resnick Brenner; y el ex funcionario de Economía Guido Forcieri.

Al yerno de Ciccone, Guillermo Reinwick, le fue revocado el  procesamiento.     «Boudou, aprovechando su condición de funcionario público, y  Núñez Carmona, habrían acordado con Nicolás y Héctor Ciccone, y  Guillermo Reinwick la cesión del 70% de la empresa ‘Ciccone  Calcográfica’ a cambio de la realización de los actos necesarios para que  la firma pudiera volver a operar y contratar con la Administración  Pública», sostuvo el fallo de la Cámara Federal en febrero del  2015.

Share This