La pasada noche de Navidad se produjo una fuga en el Instituto Almafuerte de Abasto. Los protagonistas de ese hecho fueron tres adolescentes, uno de los cuales, según una información que comenzó a circular en las últimas horas, se llama Aaron, tiene 16 años y un palmarés de homicidios que asusta.

Siempre en base a esa misma fuente, ya cuando andaba por los 13 años, Aaron presuntamente había cometido dos asesinatos. Aunque en los ambientes por donde se ha movido con cierta habitualidad comentaron que, en realidad, habría sido responsable de siete homicidios en total.

De lo que pasó en el Almafuerte, que está situado en las calles 520 y 183, este diario publicó en su edición del 27 de diciembre que la evasión se produjo en momentos en que los menores “estaban siendo asistidos por distintos malestares en una salita médica”.

Share This