Julian Dominguez

Muchos diputados a los que se les vence el mandato protagonizaron hoy su último acto parlamentario y se despidieron de la Cámara baja. Entre ellos Julián Domínguez, que ofició como presidente y hoy dio un emotivo discurso para saludar a los integrantes del recinto.

«A nosotros no nos sorprenden las dificultades, forman parte de la vida de quien es un militante. Pero si hay algo de lo que nos podemos sentir orgullosos junto a la comunidad de trabajadores es que nunca en estos cuatro años este Congreso votó una ley en contra de los intereses del pueblo argentino», comenzó.

También agradeció «a los compañeros» y a quienes lo nombraron para ese cargo: «Les pido disculpas por las cosas que no supe interpretar o comprender a cada uno de los diputados. Trabajé con lealtad por nuestras convicciones políticas y nuestra vocación de servicio tratando de que cada diputado se sienta tratado por igual».

«Quiero agradecerle a cada uno de ustedes el acompañamiento humano. Las posiciones políticas cambian, pero lo que queda es la construcción humana. Le estoy agradecido por lo humano, por lo personal, porque cada uno en cada discusión dejó parte de sí. Siento orgullo y lo quiero compartir con los diputados de ser parte de este proceso histórico», expresó.

Y concluyó: «Siento mucho orgullo, en mi vida de militante político nunca me había pasado de sentir el orgullo de pertenecer a un gobierno y un poder que cambió la vida de los argentinos para bien. A cada uno de ustedes, muchísimas gracias, y lo mejor para cada uno de ustedes».

Share This