En relación a la fuga, el ministro de Justicia bonaerense, Carlos Mahiques, acusó al jefe de seguridad de esa cárcel de haber facilitado la evasión y reclamó al fiscal de la causa su inmediata detención.

Mientras tanto, los dos policías que resultaron baleados ayer por los prófugos en un control policial en la localidad bonaerense de Ranchos continuaban internados, uno de ellos con pronóstico reservado.

En el sexto día de búsqueda de los hermanos Christian (44) y Martí­n Lanatta (42) y su cómplice, Ví­ctor Schillaci (35), los operativos se centraron en Quilmes y también continuaron en campos de Ranchos, Lezama y Chascomús.

Fuentes policiales informaron que intervienen en la búsqueda un total de 700 efectivos de la Policí­a bonaerense, de la Federal y de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) con apoyo de helicópteros.

Los investigadores se centraron especialmente en Berazategui, ya que la suegra de Cristian Lanatta denunció que el domingo y ayer éste se presentó en su casa y le robó plata y una camioneta Renault Kangoo blanca.

La denuncia fue formulada a través de la abogada Némesis Da Silva, en representación de la damnificada y de la ex esposa de Lanatta, Ana Laura, con quien el prófugo tiene dos hijos.

Da Silva aseguró que el domingo, horas después de escaparse de la cárcel, Lanatta fue a pedirle dinero a su ex suegra y que la mujer, en estado de shock, le entregó algo de plata -no precisó el monto- y el prófugo se fue.

La situación se repitió ayer, cuando Lanatta volvió a la casa de nuevo, amenazó a su ex suegra con un arma de fuego y le exigió las llaves de una camioneta Renault Kangoo gris oscuro, con la cual se escapó.

Share This