La circular de la Municipalidad de La Plata, que normaba la manera de vestirse de sus
empleados y generó gran polémica, fue dada de baja. El propio intendente Julio Garro decidió
dejarla sin efecto y, según fuentes de la Comuna, «hablará con Personal para que se notifique a
todas las áreas de atención al público estableciendo una indumentaria de trabajo acorde y que
sea cómoda para el personal».

Lo cierto es que el texto del documento precisaba el largo de las faldas que deben usar las
mujeres, al tiempo que indica que no podrán ir a trabajar con el ombligo a la vista, ni con
escotes desmedidos. En el caso de los hombres sostenía que no serían aceptadas las remeras tipo musculosas, ni las camisetas de equipos de fútbol. Mientras que para los trabajadores de
ambos sexos, además, vetaba la utilización de ojotas o calzados tipo “crocs”.

Oscar Negrelli, secretario de Coordinación del municipio, habló esta mañana y dijo que la
circular «es de mayo de 2018, de una oficina del municipio, que fue firmada por el secretario y
no por el Intendente. Nunca se avaló una redacción de estas características». En diálogo , el funcionario sostuvo que «los empleados del sector tomaron el espíritu de lo que se quiso poner pero se mal redactó la circular interna.

En la dirección de personal no hay una sola persona afectada por esta norma», al tiempo que agregó
que «no tenemos un requerimiento escrito, sí sostenemos en distintas áreas de atención al
público que deben llevar uniformes o vestimentas respetando los derechos de los trabajadores.
Atender al público no es lo mismo que estar en ropa de playa o pileta. Pero no existe una norma
firmada por el Intendente ni por mí».

Lo cierto es que la circular generó una ola de rechazos, por lo que tras salir a la luz en los
últimos días ya quedó sin efecto

Fuente Diario El Dia

Share This