susi

El Salón Blanco de la Casa Rosada  tomó un color poco usual al ser reabierto hoy, después de casi un  año de estar cerrado, para la ceremonia de traspaso de mando de  Mauricio Macri, con la asistencia de personajes diversos de la  política nacional e internacional y el espectáculo.

Antes y después de la ceremonia se pudo ver mezclados entre  los invitados a la popular actriz y conductora Susana Giménez que  saludaba al ex candidato a gobernador de Santa Fe y al actor cómico  Miguel Del Sel, con media docena de presidentes extranjeros, el  Rey Juan Carlos de España y los ex mandatarios argentinos Fernando  De la Rúa, Eduardo Duhalde y Ramón Puerta.

La nota la dio el propio Macri, cuando se cruzó –después de  bailar y hablar desde el histórico balcón de la Casa Rosada- con su  par de Bolivia, Evo Morales.
Morales dijo a DyN, a modo de broma, que “la primera  coincidencia a pesar de las diferencias” ideológicas: “ambos somos hinchas  de Boca”.

Enseguida llegó Macri y cortó la charla de Morales: “Después  decís que no tenés profesionales, tenías tres monstruos que jugaban  con vos, pero muy bien jugaban, eran muy buenos” fue el  comentario de Macri a Evo Morales quien disfrutaba el chiste pero también,  haberle ganado un partido de fútbol al flamante presidente  argentino.

Otras de las charlas entre bambalinas fue la del titular de la  Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo,  que saludó coloquialmente al presidente provisional del Senado,  Federico Pinedo después de entregarle la banda y el bastón a Macri:  “Federico, ayer estuve con tu hermano”, contó.

Arancedo entre un  apretón de manos, al que enseguida se sumó el presidente de la Corte  Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti.

El saludo de la también flamante gobernadora bonaerense, María  Eugenia Vidal y de su par porteño, Horacio Rodríguez Larreta, con el ex presidente Fernando De la Rúa fue otra postal del fin de  ciclo kirchnerista.

Las puertas de los distintos salones del sector presidencial  se abrieron sin distinción para presidentes extranjeros,  periodistas, funcionarios macristas y familiares.

Entre charlas y un pequeño ágape, se escuchaba en los  distintos televisores apostados en el sector presidencial, el discurso, el  canto y baile de Macri en el balcón presidencial utlizado por Juan Domingo Peron.

Share This