Después de dos años, la Fiscalía 11 de La Plata a cargo de Alvaro Garganta se apronta por estos días a finalizar la etapa de instrucción de las causas abiertas para investigar lavado de activos, desvío de fondos, adjudicación irregular de obras y negociaciones incompatibles con la función pública durante la gestión de Daniel Scioli en distintos organismos de la Provincia, con figuras que contemplan penas de hasta 50 años de cárcel para el ex gobernador, el ex jefe de Gabinete Alberto Pérez, el ex ministro Alejandro Collia, el ex titular de IOMA Antonio La Scaleia y el ex presidente de ABSA Guillermo Scarcella, entre otros muchos funcionarios de segundas líneas.

La denominada “megacausa Scioli”, en rigor son seis causas vinculadas a distintos hechos que se iniciaron en 2016 a partir de una denuncia radicada en la Justicia platense por la líder de la Coalición Cívica Elisa Carrió y que en la actualidad tiene un total de 48 imputados, todos y cada uno de los cuales llegará a juicio oral con calificaciones legales que contemplan una expectativa de pena de hasta 50 años.

La causa central se desdobla en varias investigaciones puntuales, que van desde la supuesta adjudicación irregular y cartelización de la obra pública, millonarios contratos irregulares en ABSA, facturas truchas emitidas desde la Jefatura de Gabinete y con el programa “Soluciones Ya” y una larga serie de maniobras de fraude con internaciones domiciliarias y medicación oncológica.

En las próximas semanas, el titular de la Unidad Funcional de Investigaciones 11 terminará de definir la elevación a juicio, previa revisión del Fiscal General. Luego del traslado a la defensa, la jueza de Garantías Marcela Garmendia deberá decidir por el sobreseimiento o por habilitar la instancia de juicio oral, decisión que podrá ser apelada por la defensa de los imputados ante la Cámara de Apelaciones y Garantías.

¿Cuánto tiempo podría pasar hasta que el ex gobernador, varios de sus colaboradores más cercanos y funcionarios lleguen a enfrentar a un Tribunal Oral Criminal? Las estimaciones en la Justicia platense varían. Lo cierto es que, una vez finalizada la instrucción por parte de Garganta, la causa entrará en una instancia donde se deberá resolver una larga serie de recursos y planteos presentados por los abogados defensores de los imputados en varias de las causas. Entre ellos, una recusación contra la jueza Garmendia impulsada por la defensa de los procesados en la investigación por supuestas irregularidades en el Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA). “Todo podría demorarse un año”, dicen en los pasillos de las Fiscalías platenses.

Scioli llegará a la instancia oral inhibido por casi 200 millones de pesos e imputado por los delitos de negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública en nueve hechos en concurso real con tráfico de influencias pasivo y activo, ambos en concurso ideal con incumplimiento de los deberes de funcionario público, igual que el ex ministro de Salud, Alejandro Collia, y Ricardo Estanislao Miller, el empresario amigo del ex gobernador que fue beneficiado con la adjudicación de construcción de nueve Unidades de Pronta Atención (UPA).

Share This