El informe titulado “Análisis de la Pobreza y la Desigualdad en el Aglomerado Gran La Plata”, fue presentado ayer en la Cámara de Diputados. El trabajo, que toma como período de análisis el segundo trimestre del año pasado, reveló que, del total de la población del distrito, el 27,6 es pobre; mientras que la tasa de pobreza extrema medida así es del 8,08 por ciento.
Los datos fueron difundidos ayer mientras la Universidad Católica Argentina daba a conocer sus propias cifras de la medición hecha en todo el país. El Observatorio de la Deuda Social de esa casa de estudios reveló que uno de cada tres argentinos es pobre.

Por edades

Del estudio hecho por el CEG para La Plata también surge que el grupo que contiene a la población de entre 16 y 25 años tiene la tasa de incidencia en la pobreza más alta. En efecto, el 34,16 por ciento de este grupo se encuentra por debajo de la línea de pobreza moderada, mientras que la tasa de incidencia de pobreza extrema llega al 12,53 por ciento.
Lo sigue el grupo etario de entre 36 y 45 años, que tiene un 28,3 por ciento de pobres y, de entre de ese porcentaje, un 6,5 por ciento de indigentes.
En este punto, surgió un dato llamativo: a partir del grupo de 46 a 55 años en adelante los niveles de pobreza van en disminución. “Es dable concebir que a partir de ese momento la composición del hogar se reduce, debido a que los hijos forman nuevos hogares, lo que redunda en un mayor ingreso por integrante del hogar”, sostienen los autores del estudio.
El informe fue elaborado utilizando la base de datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) que publica el INDEC y tomando tres enfoques del tema: la “pobreza monetaria absoluta” (que mide el ingreso monetario de un hogar); la “pobreza multidimensional” (que abarca distintas varias como las Necesidades Básicas Insatisfechas), y la “pobreza relativa”, “que entiende que el bienestar y las necesidades de las personas se forman en comparación con los demás integrantes de una sociedad”.
“La situación de nuestros niños en La Plata es muy preocupante. Todo lo que no ocurre o no se brinda desde el Estado difícilmente se pueda recuperar en ora instancia”, dijo Carolina Atencio, directora de CEG, en diálogo con Fabricio Moschettoni en Costo de vida, por radio 96.7 FM Plus.

Ingresos

El estudio del CEG también hace foco en la denominada “brecha de pobreza”, es decir, el déficit de ingresos de la población con respecto a la línea de pobreza.
“En promedio, salir de la pobreza requiere una transferencia de $434,10 por persona pobre. Es decir, que considerando que el aglomerado del Gran La Plata tiene una población de 799.523 habitantes, el costo de la pobreza cero en el municipio requeriría una inversión pública de 93.919.465,62 pesos”, destacan los autores del informe.
El Centro de Estudios para la Gobernanza también comparó los resultados del relevamiento realizado en el Gran La Plata con los datos de un aglomerado similar, el de Bahía Blanca.
“Así, podemos notar que las tasas de pobreza en el Gran La Plata son mayores que en Bahía Blanca. La tasa de incidencia de la pobreza moderada de Bahía Blanca es un 2,59% menor a la del Gran La Plata y de la pobreza extrema un 38,61% menor”, destaca el informe que fue presentado ayer en la Cámara de Diputados provincial.

Share This