La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), junto a médicos, judiciales y profesores universitarios nacionales realizaban un paro general de actividades en rechazo a los “despidos de trabajadores, el ajuste, la criminalización de la protesta social” y en reclamo de la realización de “paritarias libres”, en lo que constituyó la primera medida de fuerza nacional convocada por un sector sindical contra las políticas del gobierno del presidente Mauricio Macri.

Las protestas -desarrolladas con el respaldo de la CTA conducida por Hugo Yasky y la dirigida por Pablo Micheli- comenzaron esta mañana temprano en las principales empresas y organismos donde tiene presencia ATE, sumados a distintos cortes de tránsito protagonizados por organizaciones sociales y partidos políticos de izquierda en varios puntos de la Ciudad de Buenos Aires.

Desde las 11, las columnas de manifestantes se fueron nucleando en la intersección de las avenidas de Mayo y 9 de Julio, mirando a Plaza de Mayo, provocando el corte de 9 de julio en la entrada desde el sur hacia el Obelisco, ante una importante presencia de las fuerzas de seguridad.

No obstante, la policía no intervino para aplicar el nuevo protocolo de seguridad del Estado para manifestaciones públicas.

Al hacer uso de la palabra, Hugo “Cachorro” Godoy, secretario general de ATE-Nacional, criticó con dureza “las políticas de ajuste, despidos y de represión a la protesta social aplicadas por este Gobierno”, y en forma paralela hizo un “fuerte llamado a la unidad de todos los sectores para alcanzar una victoria, parar frenar los despidos de trabajadores, alcanzar la reincorporación de los despedidos y para parar las políticas de (Mauricio) Macri contra los trabajadores y el pueblo”.

Share This