En el delicado conflicto salarial docente, como en una partida de ajedrez, el gobierno bonaerense y los gremios vienen moviendo sus piezas de acuerdo a la “jugada del otro”. Aunque esta vez hubo una tercera en discordia: la Justicia laboral. Así, 24 horas después de que el Tribunal del Trabajo Nº 1 ordenara al Ejecutivo provincial convocar a paritarias tras 83 días sin hacerlo, ayer llegó el llamado desde 6 y 53 a los sindicatos. El reencuentro será el lunes 23, a las 15, en el ministerio de Economía.

Como anticipó este diario, la administración de María Eugenia Vidal apelará ese fallo ante la Suprema Corte. Pero, para contrarrestar el efecto que provocó la exigencia de tres jueces del fuero laboral, en la víspera se hizo pública la convocatoria.

Entonces, los 5 gremios que integran el Frente de Unidad Docente bonaerense (FUD), que en la tarde-noche de ayer iban a anunciar un fuerte paro que impediría la reanudación de las clases tras el receso invernal, tuvieron que cambiar la jugada. “Tenemos el mandato de las bases de no reiniciar el ciclo lectivo luego de las vacaciones y lo mantenemos, pero condicionado a la nueva oferta que nos haga el gobierno en la reunión del 23”, dijeron los principales referentes sindicales.

Un fallo judicial ordenándole aplicar la cláusula de actualización automática de salarios por el índice de inflación del Indec “a causa de la ausencia de un acuerdo paritario”; otro fallo exigiéndole que convoque a paritarias porque la negociación había quedado trabada por una decisión “unilateral”, y el anuncio de una huelga que impediría reiniciar la actividad escolar luego del receso constituía una seguidilla que podía poner en el “banquillo” al gobierno. Por ello, en la víspera llegó la “jugada” -el llamado a una mesa técnica salarial- que hizo retroceder un casillero a las organizaciones gremiales.

Cerca de la gobernadora hay bronca. Un alto funcionario comentó en los pasillos de un ministerio que “la Justicia tarda entre 6 y 7 años para resolver un juicio laboral de un trabajador, y ahora se mete en terreno del Ejecutivo ordenando aplicar la cláusula gatillo y exigiendo llamar a paritarias”, disparó, a quemarropa. Ven una intencionalidad política.

Share This