zika
La epidemia de dengue registrada en los últimos meses es la peor de la historia en el país. Así se desprende de los datos dados a conocer la última semana por el ministerio de Salud de la Nación, que indican que el número de casos autóctonos de la enfermedad creció un 53% con respecto al brote epidémico más importante que se había vivido hasta el momento, en el año 2009. Estos datos instalaron la preocupación frente a lo que puede llegar a suceder el próximo verano, que se prevé que será uno de los más calurosos de los últimos años, una característica que favorece al mosquito transmisor de esa enfermedad, pero también de otras como el zika y la chikungunya.

En ese marco existe un debate en el ámbito de la salud respecto a las medidas preventivas: mientras oficialmente se indica que ya se iniciaron tareas de descacharrado y timbreos para prevenir la presencia del mosquito desde el invierno, especialistas consultados por este diario mostraron su preocupación, indicaron que “el dengue llegó para quedarse” y manifestaron su inquietud por la posibilidad de que desembarquen en la región otras enfermedades vinculadas al mismo vector -el mosquito aedes aegipty- tales como el zika y la chikungunya o la versión más peligrosa del dengue, el dengue hemorrágico.

Mientras tanto, en la Provincia de Buenos Aires el número de casos confirmados ascendía a 1.400, mientras entre probables y plenamente confirmados se contabilizaron 3.700 en todo el territorio bonaerense.

En tanto, y en lo que hace al zika a nivel país, el informe del Ministerio de Salud de la Nación habla de 1.803 casos sospechosos en todo el territorio nacional, de los cuales se identificaron 24 casos confirmados por laboratorio y 9 probables de transmisión local (correspondientes a un brote localizado en la Provincia de Tucumán y un caso de transmisión sexual identificado en la Provincia de Cordoba). Se identificaron también 27 casos importados, 22 confirmados y 5 probables en las distintas provincias. En la Provincia de Buenos Aires hubo 2 casos confirmados, los dos importados.

En tanto, en lo que hace a la chikungunya, se notificaron 319 casos confirmados autóctonos y 81 confirmados importados, la mayoría en el norte del país. En la provincia de Buenos Aires se confirmaron 6 casos, todos importados.

En el Ministerio de Salud de la Provincia, cuando se refieren al impacto del dengue, no hablan de una epidemia, sino de múltiples brotes que se concentraron en seis regiones sanitarias: una de ellas la correspondiente a La Plata

Share This