La actividad económica creció en mayo 3,3% en relación a igual mes del año pasado, debido al impulso del sector agrícola, la construcción y la industria, que había estado 15 meses en baja, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), que reúne a varios de los componentes que integran el Producto Bruto Interno, registró además durante mayo un alza del 0,6% en relación a abril, y acumuló en los primeros cinco meses del año un incremento del 1 %.

El Indec brindó nuevas estadísticas respecto al comportamiento de las diferentes áreas de la economía. Entre ellas los incrementos del 9,3% en la construcción, del 4,5% en el comercio minorista y mayorista, y del 3,3% en el sector agropecuario.

Además de estas subas, se anotó un incremento del 2,6% en la industria manufacturera, que rompió así con 15 meses de caídas interanuales.

Antes de que se diera a conocer esta cifra, el Banco Ciudad en su último informe de coyuntura, estimó que la economía en el segundo trimestre del año crece a un ritmo cercano al 4% interanual, debido a una recomposición de la construcción, el mercado inmobiliario y el consumo de bienes durables.

Además, “todos estos sectores están siendo apalancados por un robusto crecimiento del crédito al sector privado, que exhibió un alza del 30% anual en junio, con una aceleración que llegó hasta el 32% en los primeros días de julio”, subrayó el análisis.

El informe también señaló que la performance alcista de la construcción y el consumo de bienes durables “ayuda a compensar a nivel agregado el débil desempeño que aún exhibe el comercio minorista”, y puntualizó que el apalancamiento en el crédito se da “pese al endurecimiento de las condiciones monetarias impulsado por el Banco Central en su búsqueda por cumplir con su objetivo inflacionario”.

Las perspectivas favorables también llegaron al Fondo Monetario Internacional (FMI), que elevó hoy las previsiones de crecimiento de Argentina de 2,2% a 2,4% para este año respecto de lo estimado hace tres meses en su informe de “Perspectivas Económicas Globales”.

“En Argentina, la recuperación tras la recesión del año pasado está consolidándose, gracias al estímulo que el consumo privado recibe del repunte gradual del salario real, y la inversión está respaldada por el crecimiento incipiente del crédito y el aumento del gasto en obra pública”, indicó Alejandro Werner, director del Hemisferio Occidental del FMI en el blog de la entidad.

Werner destacó, además, que “la depreciación reciente del peso ayudó a corregir la sobrevaloración de la moneda y, junto al repunte de la demanda de Brasil, podría impulsar el crecimiento de las exportaciones” argentinas.

Por su parte, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne manifestó en diversos ámbitos que “la economía va a crecer por encima del 3% este año “.

El jefe del Palacio de Hacienda puntualizó que la inversión “es más o menos 15 ó 16 puntos del PBI sobre un PBI de US$ 600.000 millones. La inversión anual en el país son unos US$ 90.000 millones”.

“Este año veremos un crecimiento importante de la inversión comparada con el 2016 y el 2015. Una cosa es cuánto se invierte y otra es cuánto crece la inversión respecto del año anterior. En el primer trimestre del año la inversión creció un 5% con respecto del cuarto trimestre ajustada por estacionalidad. Es un ritmo anualizado del 20%, de modo que para el año en su conjunto no va a ser menos del 20%”, resaltó.

A su criterio, el país “necesita que la inversión crezca en los próximos años un 8% por año, para poder llegar en 2023 a una inversión del 20% en relación al PBI, que es lo que necesitamos para crecer al 4% anual”.

Share This