El Conicet La Plata continúa sembrando semillas en la infinita curiosidad de los niños y niñas.
Siempre algunas germinan. Es un trabajo a largo plazo. Requiere de paciencia y perseverancia.
Y mucho trabajo en las escuelas primarias.

En ese sentido, los investigadores platenses visitan de tanto en tanto aulas repletas de
guardapolvos y logran, como resaltan las propias maestras, captar la atención de los chicos y
chicas como pocas veces. Lo hacen en el marco de las denominadas Jornadas de Divulgación
Científica para Escuelas Primarias, que este año cumplieron su séptimo aniversario.

Días atrás, los científicos desembarcaron en la Escuela Nº 102 “Doctor Dardo Rocha”, situada
en la esquina de 7 y 32.
“Como viene sucediendo en los últimos años, los talleres que se ofrecen persiguen el objetivo de
acercar el trabajo de los científicos a los alumnos y docentes y, a la vez, satisfacer las
necesidades e intereses de cada comunidad escolar en particular”, explicaron en el Conicet local.
Contaron que la Escuela 102 “solicitó cubrir con actividades todas las secciones de 3º, 4º, 5º y
6º grado, siempre en relación con la currícula”.

“En el caso de los más pequeños -puntualizaron en el organismo-, las visitas estuvieron
estrechamente vinculadas a la muestra que llevarían a la Feria de Ciencias. Para ello, los
alumnos contaron con el acompañamiento de expertos del Centro de Investigaciones
Cardiovasculares (CIC, Conicet-UNLP) y del Instituto de Biotecnología y Biología Molecular
(IBBM, Conicet-UNLP), a través del taller denominado ¿Adónde fue mi hamburguesa?, una
explicación amena sobre un recorrido por el sistema digestivo” armado ah hoc para ellos,
resaltaron.

Así las cosas, a lo largo de varios encuentros, los científicos repasaron en el aula cuáles son los
órganos y partes del cuerpo involucrados en la transformación de los alimentos una vez
ingeridos.

Con ayuda de videos y materiales sencillos, los chicos resolvieron experiencias que, a su vez,
fueron registrando para poder reproducir en la exposición que tendrían a fin de mes.
“Allí pusieron en práctica buena parte de los elementos del laboratorio móvil del
establecimiento escolar”, realzó un investigador.

Otra propuesta. “Alumnos de 4º grado tocaron instrumentos musicales ancestrales y comieron
papas andinas y pochoclos durante el taller Los Incas en la Argentina, desarrollado por
arqueólogos del Conicet en la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la UNLP. Los
profesionales les contaron a los chicos cómo trabajan en El Shincal de Quimivil, los restos de
una antigua ciudad en la provincia de Catamarca que perteneció al poderoso imperio. La
actividad sirvió también para reflexionar acerca de la identidad nacional y cultural, y dar por
tierra con ciertos conceptos arraigados en la actualidad que dan lugar a múltiples actos de
discriminación”, subrayaron en el Conicet platense.

Para 5º grado, las jornadas acercaron una actividad lúdica llamada ¿Por qué nos vacunamos?, a
cargo del Instituto de Estudios Inmunológicos y Fisiopatológicos (IIFP, Conicet-UNLP), en la
cual los alumnos tuvieron que adivinar los argumentos que rebaten muchos mitos que circulan
sobre la temática. “Conocieron el funcionamiento de esa herramienta sanitaria, tanto en el
sistema inmune de cada individuo como a nivel del conjunto de la sociedad, y repasaron la
importancia de respetar el calendario oficial en tiempo y forma”, remataron.

 

Fuente : Diario El Dia.

Share This