ponciano
Las obras de remodelación de la Basílica San Ponciano están paralizadas. En rigor, los trabajos prácticamente no empezaron, al margen de una etapa de diagnóstico para detectar los males que afectan al histórico templo de diagonal 80 y 48, y ni siquiera se licitaron las obras.

Ello pese a que un molesto pasadizo copa, desde principios del año pasado, la vereda que da a calle 5, causando innumerables contratiempos a los transeúntes. Y que toda una nave interior de la Basílica se encuentra, desde entonces, tapiada por maderas y cerrada al uso.

“Las obras están paradas hace un año”, explica monseñor Raúl Gross, quien reconoce que esta situación ha causado toda clase de dificultades y motivó que el propio sacerdote enviara una carta al ministerio de Infraestructura de la Provincia pidiendo explicaciones por las demoras.

“En su momento nos plantearon la recuperación del templo en tres etapas. Una de diagnóstico, para detectar las patologías, porque la pared que da a la calle 5 cedía (cuenta con fisuras y grietas en sus muros portantes). Esa parte se completó. Determinaron que había problemas en los cimientos y la ausencia de una viga que figura en los planos pero no está construida, además de que el terreno es movedizo”, explicó Gross.

También se avanzó en una segunda etapa, que apuntaba a determinar un plan de acción para encarar la restauración del templo. Pero desde entonces, el proyecto está frenado. “Justamente cuando venía la etapa de la ejecución de los trabajos. Por lo que tenemos informado todavía ni siquiera se licitó”, reconoció el sacerdote a cargo de la emblemática Basílica.

Hay que recordar que el edificio,  declarado “Monumento Histórico Arquitectónico y Artístico de la provincia de Buenos Aires”, pertenece a la administración bonaerense “porque así lo dejó expresado Dardo Rocha”, señalaron desde el templo.

Share This