Esta es la tercera baja consecutiva interanual en las ventas que se dieron tanto en los supermercados como en los “shoppings” informó el organismo.
Además, las ventas medidas a precios constantes, es decir sin inflación, estuvieron en septiembre un 7,4% por debajo de las de agosto en los supermercados, y 15,5% en los grandes centros de compra.
Ahora, en la comparación a precios corrientes, la facturación en los supermercados y mayoristas alcanzó a $ 39.927 millones, con un aumento interanual del 30,8%, que quedó por debajo de la inflación del 40,5% medida por el propio Indec.
Sin embargo no en todas las provincias se mantuvo la media de aumento del 30,8% en la facturación. La Rioja mostró un aumento interanual de solo el 18,3%, La Pampa 22%, Chaco y Santigo del Estero, ambas con el 24%, entre otras.
Las ventas en efectivo resultaron el 35,8% del total, mientras que con tarjeta de crédito alcanzaron el 35,3% y débito 25,5% quedando el 3,3% para “otros medios de pagos”.
En tanto, en los grandes centros de compra la facturación a precios corrientes ascendió a $ 5.749 millones, con un crecimiento internual del 17,2%.
Los rubros con mayor incremento, para el total del Gran Buenos Aires, fueron: Perfumería y farmacia, 40,1%; Otros, 36,8%; Juguetería, 32%; Librería y papelería, 31,4% y Ropa y accesorios deportivos, 29,3%.
En las recientes jornadas de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), el analista de mercado Guillermo Oliveto dijo que “la gente está con mucho disgusto, restricciones y adaptaciones” a la hora de hacer sus compras.
En tanto la consultora Kantar Eorldpanel señaló que “este año estuvo muy lejos de lo esperado” y en ese marco “las empresas que saben que deben reformular la propuesta de valor para reactivar la demanda pero no encuentran claridad en el momento”.

fuente : impulsobaires

Share This