Los choferes de la Línea Este que el mes pasado protagonizaron una larga huelga que afectó a más de 70 mil usuarios vuelven este miércoles a la lucha por la reincorporación de dos compañeros despedidos. Comienzan a trabajar “a reglamento” lo que derivará en un retraso en el servicio habitual.

Según contó a Infoplatense uno de los choferes, Daniel Figueredo, van a trabajar “como tiene que ser, como dice la ley”: respetar los límites de velocidad, parar específicamente en la parada, contra el cordón, esperar que suban los pasajeros y estén todos sentados para poder arrancar, etc. “Va a generar demoras porque la rutina es andar rápido y cumplir con los horarios que impone la empresa”, agregó el trabajador.

La medida es por tiempo indeterminado para pedir por dos choferes despedidos. Según detalló Figueredo, cuando se solucionó el conflicto a principios de este mes, el juez firmó un acta en la que dispuso que todos los trabajadores que estaban en actividad al momento de iniciar la huelga (17 de octubre) debían conservar sus trabajos. Sin embargo, la empresa no cumplió y despidió a dos de ellos. “Tenemos una infinidad de cosas para reclamar pero este pedido es puntual”, dijo el chofer. Y agregó que la empresa tampoco cumplió con los pagos y descontó los días de paro en un 30% o más.

“Es lo que la UTA dice que logró conseguir. Y con el tema de los despedidos, el gremio dice que no puede hacer nada. Parece que están con la empresa, porque no defienden los derechos de los trabajadores que es lo que deberían hacer”, concluyó Daniel Figueredo.

Share This