Fue a través de una iniciativa parlamentaria que presentó el Frente Renovador en la legislatura de la provincia de Buenos Aires.

Allí, la bancada massista solicitó que el Gobierno de María Eugenia Vidal deje sin efecto la decisión de quitar el aporte estatal del 50% a los servicios educativos de la Cruz Roja Argentina. “Produce un desbalance financiero que la obliga a cerrar sus puertas”, explicaron.

“La gobernadora debe rever la situación y dar marcha atrás con una medida estatal, como sucedió con las escuelas isleñas y rurales, ya que un recorte al presupuesto de la Cruz Roja dejaría en jaque a un emblema de la ayuda a la comunidad”, expresó Rubén Eslaiman, presidente del bloque de Sergio Massa en la Provincia.

En este contexto, desde la Legislatura el FR impulsa un proyecto para dejar sin efecto la decisión de quita del subsidio, y aseguró: “deja a uno de cada tres estudiantes de enfermería sin poder continuar con sus estudios”.

Eslaiman se mostró en sintonía con Diego Tipping, el titular de la organización sin fines de lucro reconocida internacionalmente al reclamar que Vidal recapacite y tome conocimiento de la magnitud del daño que genera la medida que “produce un desbalance financiero imposible de asumir, obligándola a cerrar sus puertas en todo el país”.

Cabe destacar que Cruz Roja Argentina brinda a través de sus escuelas un servicio a la comunidad, y ofrece la posibilidad de acceder a una formación profesional a sectores de ingresos medios y bajos.

“En sus establecimientos educativos se forman profesionales en enfermería, guardavidas, radiología, instrumentación quirúrgica y otras carreras relacionadas a la salud, con los mejores estándares académicos del país”, destacó el massismo.

 

Share This