macriobama
El presidente Mauricio Macri dejó momentáneamente su descanso en Villa La Angostura para despedir a Barack Obama en el helipuerto del hotel Llao Llao, en Bariloche. Para ilustrar el momento, el jefe de Estado dio a conocer una serie de fotografías con el mensaje «¡Gracias por la visita!».

Luego de este encuentro, el mandatario norteamericano se trasladó junto a su esposa Michelle y sus hijas Sasha y Malia al aeropuerto de Bariloche. Desde allí viajarán a Buenos Aires para luego emprender el retorno a los Estados Unidos.

La jornada de Obama y su familia en la ciudad rionegrina comenzó a las 14.20, cuando arribaron en uno de los Air Force One que tenía a disposición. Media hora antes aproximadamente, había hecho lo propio Macri en el Tango 10, para inmediatamente abordar un helicóptero privado, propiedad del magnate inglés Joe Lewis, rumbo a Cumelén, un exclusivo country en Villa La Angostura.

El trámite de la comitiva de Obama fue bastante corto. A los 5 minutos de bajar del avión, partieron en camionetas negras Chevrolet hacia el centro de la ciudad. Eludieron el trayecto normal, ya que tomaron por Circunvalación, bajaron por calle Esandi para luego sí dirigirse por Avenida Bustillo rumbo al emblemático hotel Llao Llao, a unos 24 kilómetros de distancia. La novedad es que no se dirigieron directamente al hotel, sino que la comitiva dio un paseo de más de 1 hora por el tradicional Circuito Chico y Punto Panorámico.

Mientras tanto, cerca de las 19 y en el centro de la ciudad, más precisamente en la plazoleta del Centro Cívico, una numerosa marcha arribó para conmemorar los 40 años del golpe de estado militar de 1976. Allí se produjeron algunos incidentes con los manifestantes, que repudiaron la presencia de Obama y se acercaron demasiado al convoy del jefe de Estado norteamericano.

Share This