En 1996, Donald Mc Kenzie, un médico deportólogo de la Universidad de British Columbia, le propuso a 20 mujeres operadas de cáncer de mama subirse a una embarcación del tipo “Bote Dragón”. Sus brazos estaban hinchados por la extracción de los ganglios axilares, y este ejercicio grupal repetitivo las ayudó a desarrollar espíritu de equipo, armonía y acompañamiento. Hasta ese momento, a las mujeres tratadas por cáncer de mama se les recomendaba evitar el ejercicio riguroso de la parte superior del cuerpo por temor a desarrollar linfedema, un efecto secundario debilitante y crónico del tratamiento. Sin embargo, con este ejercicio Mc Kenzie probó que los brazos se deshinchaban y las pacientes lograban un enorme bienestar, estaban en mejor forma, más saludables y sobre todo más felices. Así nació la idea de que el remo en Bote Dragón podía convertirse en un medio para crear conciencia sobre el cáncer de mama y mejorar la capacidad de las sobrevivientes para llevar una vida normal.

Tanto se popularizó la actividad, que hasta se concretó un mundial de remos contra el cáncer de mama, que por estos días se está celebrando en Florencia, Italia, y en el que participa un grupo de mujeres de nuestra ciudad, las chicas de “Remeras Rosas La Plata”.

En Florencia hay un equipo de mujeres de todo el país que participan de una competencia muy especial.

Se trata del mundial femenino de remos en Bote Dragón de la IBCPC -Comisión Internacional de Remadoras Contra el Cáncer de Mama- una entidad que agrupa a los equipos formados alrededor de la práctica del remo de Bote Dragón.

Por Argentina se presentan allí mujeres de distintos grupos que se sumaron a la práctica de este deporte que mejora su calidad de vida, entre ellas “Las Rosas del Plata”, de Tigre, y las “Remeras Rosas La Plata”, que ya son conocidas por su valor y su lucha contra esta enfermedad.

Una de las integrantes locales, Lía Del Prado, posteó ayer en su Facebook un mensaje que llegó al corazón de todos.

“No bajen los brazos! Nunca! No dejen de soñar! No dejen de vivir ni un segundo! Yo no pienso hacerlo! Si una sola, una sola mujer toma conciencia de la importancia de la detección temprana del cáncer de mama, la misión está cumplida! Llamo, en lo personal, a quienes tienen a cargo la salud pública, a quienes tienen el poder de la difusión, a ayudarnos a tomar conciencia que la detección temprana puede salvar la vida, y que el remo en bote dragón es beneficioso para los post quirúrgicos, cuerpo, mente y espíritu en único bote, remando todas por una misma causa. No se trata solo de un hecho deportivo, se trata de volver a la vida, literal. Remeras Rosas La Plata”.

Lía no pudo viajar a Florencia pero sigue a las chicas muy atentamente desde su casa sintiéndose “orgullosa” de todos los logros obtenidos, ya que ella fue una de las principales impulsoras de esta actividad.

Share This