Lo que pasó ayer marcó un nuevo récord de intimidaciones públicas en las escuelas de La Plata, Ensenada y Berisso -donde anoche la Policía demoró a otro sospechoso, un joven de 13 años, durante un allanamiento-. Entre ambos turnos, hubo una veintena de llamados al 911 alertado sobre la supuesta presencia de artefactos explosivos. Como suele ocurrir, en todos los casos los avisos resultaron ser falsos. Pero provocaron que las sedes educativas deban ser evacuadas, con la consiguiente pérdida de horas de clase y ocasionando innecesarios gastos de miles de pesos para las arcas públicas por el costo de los operativos.

Mientras tanto, en las comunidades educativas se agota la paciencia ante la incapacidad de las autoridades para ponerle fin a la saga de amenazas: por caso, ayer en Berisso los padres autoconvocados volvieron a manifestarse en la avenida Montevideo para expresar su fastidio y creciente preocupación. “Berisso dice Basta de amenazas, solución ya”, se leía en alguno de los carteles que exhibían los manifestantes.

“Los padres de alumnos de los diferentes colegios de la ciudad de Berisso, nos autoconvocamos para hacer visible la problemática que venimos atravesando con nuestros hijos hace más de un mes, donde no se está garantizando ni la educación ni la seguridad de nuestros hijos”, aseguran, y agregan que “después de la reunión de ayer con el intendente (Jorge Nedela) vemos que esta problemática no se está disipando, sino que se profundiza. Hoy amanecimos con más 5 colegios amenazados. Esto no se puede sostener más. Necesitamos intervención ya”.

Por ahora, los avances en las causas judiciales no consiguen contener la seguidilla de llamados intimidatorios. Anoche la Justicia sumó un nuevo sospechoso. Fue durante allanamientos solicitados por la fiscal Cecilia Corfield y autorizados por el Juzgado de Garantías Nº6, de Fernando Mateos. Hubo dos procedimientos: en 175 entre 29 y 30 y en 157 entre 17 y 18 en Berisso, siendo esta última dirección donde dieron con el supuesto autor de distintos llamados amenazantes, un joven de 13 años. El celular, marca Samsung, quedó incautado.

Como se recordará, el jueves, en otro fuerte operativo del que participaron efectivos de la comisaría Primera, de la Jefatura Departamental La Plata y de la Dirección de Explosivos, fue demorado un adolescente de 14 años, alumno del Normal 1, acusado de ser el presunto autor de llamados intimidatorios a ese establecimiento.

Sin embargo, ayer la Región amaneció con una nueva ola de ameanzas telefónicas en distintas escuelas. Los chicos del Normal 1, por caso, debieron ser evacuados nuevamente. De esta forma siguen acumulando horas sin clases, ya que las autoridades deben implementar el protocolo ante cada aviso al 911. La Policía y la División Explosivos se hicieron presentes -como ya es rutina- para descartar cualquier riesgo.

Share This