Para los vecinos de 2 bis entre 530 y 531, las penurias con el agua ya suman cinco años. Todo
empezó con algunos días de baja presión que se fueron haciendo cada vez más frecuentes.
Después llegaron jornadas sin nada de agua. Y, con ellos, un reacomodamiento general de las
rutinas que se agrava en verano. “A veces nos tenemos que ir a bañar a casas de familiares,
llenamos el lavarropas como podemos con baldes, nos levantamos de madrugada para
aprovechar una mayor presión en la red y lavar los platos”, describen.

Jorge Sberna, Jorge Dello Russo, Cristian Genemi, Alejandro Gerjo, Mariana Iacobucci, Víctor
Basterra y Patricia, algunos de los vecinos afectados, dicen que se cansaron de hacer reclamos
en Absa y que nunca recibieron una respuesta satisfactoria. Mientras tanto, “el problema sigue y
las facturas llegan puntuales, con montos que oscilan, según el caso, entre los 750 y los 1.600
pesos”, sostienen.

Muy lejos de allí, en 48 entre 124 y 125, barrio de El Dique, María Fernanda Romeo dice que ya
no sabe qué hacer; “Estoy desesperada, sin nada de agua desde hace una semana y con dos
chicos chiquitos”

Romeo cuenta que todo comenzó con una pérdida frente a su casa hace alrededor de 25 días.
Llamó a Absa, dice, para notificar, y llegó alguien de la empresa “a verificar la existencia del
problema, pero no hizo nada más”. Mientras tanto, el agua siguió fluyendo por la fisura, al
tiempo que bajaba la presión en las cañerías dentro de su hogar.
“El sábado 9 de febrero fue el último día que tuve agua. Desde entonces un tío que vive cerca de
mi casa extendió una manguera como para que pueda sacar lo necesario y tengo que hacer
malabares para mantener la casa en funcionamiento de una manera precaria”, dice Romeo.

Historias como estas se repiten por decenas en distintos puntos de la ciudad en el marco de un
verano en que el servicio del agua corriente es el que provoca más reclamos entre los vecinos.
Sólo en los últimos días este diario reflejó los reclamos llegados desde distintos barrios de la
ciudad y referidos a cortes de agua, baja presión y a la salida desde las canillas de agua turbia y
con mal olor.
Para el concejal Gastón Crespo (GEN) “hoy no hay un sólo barrio de la Ciudad que no tenga
algún tipo de problema con el agua, Si no son los cortes, es la baja presión , sino las pérdidas, o
la salida de las canillas de aguas turbias, pero los problemas aparecen en distintas zonas”.
Crespo indicó que pidió “que se multe a la empresa por los cortes sucesivos en enero y febrero”.
Y agregó: “hay muchos vecinos sin agua , con poca presión o con agua de color muy oscuro u
olor fuerte y alguna de esas situaciones se repite en casi todos los barrios de la Ciudad, con
mayor incidencia en algunos como Villa Elisa, Villa Elvira,. Romero, Villa Castells y el casco
urbano.

Fuente Diario El Dia

Share This