Preocupados por el hermetismo oficial y la virtual ausencia de precisiones acerca de cuestiones clave como el recorrido, las modalidades de construcción y el impacto ambiental de la prolongación de la Autopista hasta territorio berissense, vecinos y representantes de ONGs de las localidades situadas a lo largo de la probable traza vial pidieron la intervención de la Defensoría del Pueblo bonaerense. Los referentes comunitarios resolvieron formalizar sus inquietudes tras un ciclo de mesas de trabajo interdisciplinarias, entre las que la más reciente tuvo lugar durante la semana que pasó en la instalaciones del Concejo Deliberante de Berisso.

En ese encuentro, el decimonoveno convocado por el proyecto “Territorio, Industria y Ambiente” de la UNLP y el CONICET, con foco en la “Gestión Integral del Territorio”, tomó forma algo que se venía barajando desde hace meses: presentar una solicitud al ómbudsman provincial pidiéndole “que haga cumplir la ley de medio ambiente respecto de la obra de prolongación de la Autopista ‘Ricardo Balbín’ en los bañados de Berisso y Ensenada, tomando en cuenta el alto riesgo de inundación de localidades como El Dique, Villa Argüello, Villa Progreso y El Carmen”.

En manos de Vialidad Nacional, la extensión de la Autopista, en etapas, hasta Ruta 11 y 620, es una obra muchas veces prometida y anunciada, pero hasta el momento apenas se llevaron a cabo movimientos de tierras preliminares y aproximaciones a la apertura de traza en las inmediaciones de camino Rivadavia y 128. Poco se conoce acerca de plazos, detalles técnicos y cuestiones de diseño.

Sí se sabe que ese primer tramo nacería en el actual extremo de la autovía, pasaría sobre el Rivadavia, donde se hará una bajada, y tomando como guía un eje alineado con la calle 129, seguiría por sobre el parque Martín Rodríguez -castigado pulmón verde de la zona que podría perder unos mil árboles más- y por sobre el curso del Canal de Conclusión -aparentemente en un inusual viaducto-, para desembocar en una bajada a la altura de 60, la Avenida del Petróleo Argentino.

Para esos cuatro kilómetros, que se tenderían sobre casas o junto a ellas, otro punto de discusión, a las alturas de 49 y 130, y 129 entre 56 y 59, se estimó un plazo de ejecución de 24 meses.

Share This