El 2019 perfila como un año delicado para la conflictividad y la protesta social en Argentina. Así lo demuestra el balance realizado por la consultora Diagnóstico Político, que registró 1654 piquetes en los primeros cuatro meses del año, dato que arroja un promedio de 13 medidas de fuerza por día en todo el país.

A su vez, el dato muestra un crecimiento en abril del 10% respecto del mes anterior, lo que pone el foco en el serio contexto de malhumor social despertado ante la debacle inflacionaria que experimentó el macrismo en las últimas semanas; combinado, además, con el avance de las medidas de lucha en las calles por parte de gremios, sindicatos y organizaciones sociales para rechazar el modelo económico de Cambiemos.

En tanto, desde Diagnóstico Político advierten que para los próximos meses se desarrolle un incremento del nivel de conflictividad en la vía pública. “La perspectiva para mayo es que la cantidad de cortes se mantenga en niveles elevados, debido a la crítica situación económica y el contexto electoral”, estimaron.

Con un total de 80 y 51 piquetes respectivamente, la Provincia de Buenos Aires y CABA se ubicaron entre los principales escenario de protesta, seguidos nuevamente por Santa Fe, que registró 39 protestas.

Más atrás se ubicaron Misiones (32), Córdoba (28), Jujuy (25) y Misiones (25). Las provincias que menos cortes tuvieron fueron La Rioja (3), San Luis (3) y Santiago del Estero (2).

En cuanto a los  sectores que lideraron los bloqueos durante este año, las organizaciones sociales se mantuvieron en el primer lugar con 119 manifestaciones.

Luego, los trabajadores estatales (109) conservaron el segundo puesto, seguidos por los trabajadores privados (79), quienes escalaron dos lugares. Cuartos quedaron los grupos de desocupados y cesanteados (70), ganando una posición. Más atrás, se ubicaron: fuerzas de izquierda (64, subieron un puesto), vecinos autoconvocados (59, cayeron tres lugares) y otros actores (17).

Fuente : Diagonales