index index

La diputada nacional Margarita Stolbizer afirmó hoy que la ex presidenta Cristina Fernández «puede» ir presa ya que «son muchas» las causas que acumula e insistió en que la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, tiene que renunciar porque «es una piedra muy grande». La líder del partido GEN dijo que «es necesaria la salida» de la jefa de los fiscales, pero remarcó que «solo debe hacerse por la vía constitucional, que es el juicio político» y no por decreto.

«Hay que ser muy cuidadoso con no romper la institucionalidad para hacer algo por decreto que no corresponde, porque Gils Carbó no fue designada en representación del Ejecutivo», consideró Stolbizer, quien sentenció que la funcionaria judicial «tiene que renunciar, someterse a la Justicia porque realmente es una piedra muy grande».

En conversación con radio Mitre, la diputada nacional también recordó que hoy el juicio político «no es viable» porque el kirchnerismo tiene mayoría en el Congreso, por lo que manifestó que «hay que esperar». La ex candidata presidencial por el frente Progresistas opinó que para Fernández de Kirchner «un motivo de preocupación desde hace mucho tiempo» es ser citada a la Justicia por las causas en su contra.

En este sentido, Stolbizer consideró que los «ataques permanentes, los intentos de cooptación», la «persecución», y la descalificación» a la que «sometió» el kirchnerismo a la Justicia es porque «empezaron a percibir que se les acababa la impunidad con la que habían contado durante tanto tiempo».

«Esto desvela a la Presidenta porque estoy segura que va a terminar desfilando por los Tribunales para dar explicaciones», enfatizó la diputada, quien opinó que «es tanta la documentación en contra» de la Presidenta «que no hay escapatoria». Consultada sobre si la ex jefa de Estado podría ir presa, respondió que «puede ser» porque las causas en su contra y que salpicaba sus funcionarios «son muchas».

En ese sentido repasó que el proceso judicial contra el ex jefe de la Sedronar José Granero en una causa de tráfico de efedrina y contra el empresario Lázaro Báez por supuesto enriquecimiento ilícito «también rozan a la familia Kirchner». En cuanto a la disposición de la Justicia de no dejar salir al ex vicepresidente Amado Boudou por el caso Ciccone, expresó que la determinación le parece «perfecta» ya que en la causa «hay muchas pruebas» en las que se describe «de qué manera el vicepresidente se quedó con la maquina de generar dinero».

Share This